martes, 7 de abril de 2009

Medidas para remediar el abuso

Sea por razones humanitarias o económicas, se registran casos en los que se procuró poner límite al contrabando de esclavos asiáticos a la Nueva España.  Victoria González Claverán da noticia de un documento de 1671 redactado en Guadalajara en el que se informa al rey sobre la situación de la esclavitud en la Nueva Galicia. 

Ante tal demanda, se nombró un oidor, el licenciado Fernando de Haro y Monterroso, quien pone de relieve que, en efecto, la codicia ha hecho que los chinos sean traídos en las naos de China para ser vendidos como esclavos, a pesar de las normas dictadas de que los indios de aquellas latitudes sean considerados como vasallos.

En aquel expediente se indica que seis esclavos chinos de Guadalajara fueron liberados, si bien se sospecha que el número de los que quedaban en posesión irregular de sus dueños pudo ser mayor. El oidor advierte con objetividad en su informe que deben imponerse penas más severas, como la muerte, a aquellos que no acaten las cédulas reales

En el ramo de Filipinas del AGN sobre la composición de la Fragata del Rey de Santa Rosa, lista para salir al Oriente en el año 1774 se, mencionan “51 individuos de los cuerpos veteranos de infantería y Dragones voluntarios, 100 reclutas para el refuerzo del regimiento de infantería del Rey de Manila y 42 chinos que se restituyen a su patria”  . ¿Cuántos más habrán sido deportados en esos años?, falta aún mucho por investigar.

__________________

1. Victoria González Claverán, "un documento colonial sobre esclavos asiáticos" revista Historia Mexicana. Colegio de México. México, enero-marzo 1989, Pp. 523 -538.



Publicar un comentario