domingo, 28 de junio de 2020

Nuevo libro sobre el Códice Boxer

Esta es una nota que debí publicar hace tiempo, aunque quedaré en deuda con los lectores ya que es un tema muy extenso y con caminos inesperados. Se conoce como Códice Boxer a un conjunto de manuscritos de fines del siglo XVI, estudiado y preservado por el historiador de inglés Charles R. Boxer, experto en la presencia europea en Asia en la primera edad moderna. 

En los años 50, Boxer adquirió aquel legajo de más de 300 fojas, con bellas ilustraciones que muestran a los pueblos del Sudeste de Asia, quizás pintados por un artista chino. El libro habría sido compilado por órdenes del gobernador de las Filipinas Gómez Pérez Dasmariñas, alrededor de 1592. Se piensa que fue su hijo Luis Pérez Dasmariñas quien completó la tarea de recopilación de valiosos documentos informativos, con el propósito de remitirlos a España para el conocimiento del Rey y de la Corona. 

Los autores de los textos son diversos, incluyendo destacadamente al obispo de Malaca, Juan Ribero Gayo, el piloto Miguel Rojo de Brito, el padre Martín de Rada, entre otros autores anónimos. Es posible que el obispo de Malaca fuera el primer promotor de la compilación que quedó en manos del gobernador del Manila. Es decir, autoridades portuguesas y castellanas en el ámbito asiático en la época en que Felipe II gobernaba Portugal y España.  

Si pudieramos hacer una descripción temática del libro, estableceríamos una sección de apuntes sobre las culturas de los pueblos de la región, desde las Filipinas (Isla de Ladrones, hoy Guam, Cagayan, Zambales, Bisayas, Moros). De Borneo a Java, Aceh (en Sumatra), Champa, Patani y Siam. También se describe a China (probablemente obra del padre Martín de Rada) y Japón. Otra sección es la descripción de viajes, conocidos como roteiros en idioma portugués. Las ilustraciones tienen en si mismas un valor excepcional. 

Nuevo libro sobre el Códice Boxer

La noticia en esta ocasión es que ha aparecido un nuevo libro, titulado:  El Códice Boxer. Etnografía colonial e hibridismo cultural en las islas Filipinas, al cuidado de Manel Ollé y Joan-Pau Rubiés, académicos de la Universidad Pompeu Fabra, en Barcelona. 

La publicación está compuesta de varios estudios específicos sobre el contenido del famoso Códice Boxer. Un boletín de la editorial señala que "además de varias descripciones de pueblos, reinos y territorios de Asia oriental de gran valor etnográfico, contiene noventa y siete dibujos en color que muestran indígenas filipinos y habitantes de otros países asiáticos con sus trajes regionales, así como figuras y animales de la mitología china."





Manel Ollé y Joan-Pau Rubiés,  
El Códice Boxer. Etnografía colonial e hibridismo cultural en las islas Filipinas 
(Barcelona: Universitat de Barcelona, 2020).

"Se trata de un documento excepcional, tanto por el contenido textual como por las bellas ilustraciones en color, probablemente realizadas por un artista chino del Parián de Manila. Sus páginas reúnen veintidós jornadas, libros de rutas y, sobre todo, relaciones etnográficas de procedencia diversa, la mayoría escritos originalmente en castellano, y otros traducidos del portugués o del chino. Entre textos e imágenes, ofrece información sobre los pueblos nativos de Guam y las Filipinas, el sudeste asiático (Borneo, las islas Molucas, Java, Aceh, Pattani, Siam, Nueva Guinea), las costas de Champa y Vietnam, el norte de Formosa (Taiwán), Japón y China."
"El Códice Boxer, sin embargo, plantea múltiples interrogantes, y este nuevo libro reune trabajos de un equipo internacional de investigadores con el objetivo de dar una respuesta."
"Los problemas que suscita el Códice se derivan en buena parte de su carácter anónimo, de la datación incierta y la intencionalidad del proyecto, así como de su condición multicultural, con participación de redactores castellanos y portugueses por un lado, y de pintores, dibujantes e ilustradores chinos de la otra."
"La obra editada por Ollé y Rubiés recoge un conjunto de estudios que se enfrentan a la complejidad del Códice Boxer de una manera sistemática. Manel Ollé ofrece una nueva valoración de los componentes chinos; Joan-Pau Rubiés plantea una revisión a fondo del enigma de la autoría de la obra; John N. Crossley analiza los cambios de actitud hacia la comunidad Sangley, y en particular la figura de fray Juan Cobo, el primer gran experto en el idioma chino de la misión de Filipinas; Tsungjen Chen se centra en las fuentes orales de un breve capítulo del Códice dedicado a los Xaqué, habitantes de las montañas de Fujian; Isaac Donoso pone atención a la presencia del Islam en el Códice, y finalmente, Paulo Jorge de Sousa Pinto revisa los diferentes textos de origen portugués. El libro también incluye una traducción del artículo original de Charles R. Boxer en el que dio a conocer el manuscrito en 1950."

Previamente, han aparecido dos publicaciones que recogen y traducen los textos al idioma inglés. 


1. George Bryan Souza y Jeffrey S. Turley realizaron una traducción completa de códice, publicada por Brill, en 2015. Esta edición se apega a las formas tradicionales de transcripción, incluyendo errores y repeticiones, lo que hace la lectura de los textos originales un poco más dificil para el gran público. Si bien, concuerda con la idea de que los Dasmariñas, padre e hijo, fueron muy probablemente los promotores de la compilación. la tarea específica de coleccionar y dar orden a los textos pudo recaer en alguien más. En opinión de estos historiadores, es posible que Antonio de Morga, más que Miguel de Loarca, se haya involucrado en la dificil tarea de reunir los materiales.



George B. Souza  y Jeffrey S. Turley (Leiden: Brill, 2015)

2. Otro gran esfuerzo editorial es el de Isaac Donoso. Boxer Codex. A Modern Spanish Transcription and English Translation of 16th-Century Exploration Accounts of East and Southeast Asia and the Pacific. Donoso transcribe y edita los textos. Ma Luisa García traduce y anota los textos. (Manila, 2nd. ed., Vibal  Foundation, 2018). Los créditos incluyen a Carlos Quirino y Mauro García, quienes dieron a conocer por vez primera estos textos en los años cincuenta del siglo pasado.



Isaac Donoso Transc. Ed.  (Quezón: Vibal Foundation, 2018)
Uno de los investigadores que han seguido el rastro de este libro excepcional es  John N. Crossley, quien ha señalado la calidad de los informes (rutas marítimas, descripciones de pueblos y de las riquezas, prácticas culturales, imágenes de los distintos pueblos). Todo ello hacía del libro una valiosa fuente de nivel estratégico en su época.  

Crossley adelanta una idea por demás interesante ¿Quién llevó el Códice a España? Probablemente Hernándo de los Ríos Coronel, quien viajó de Filipinas a España en 1605 para asumir el cargo de Procurador General de los intereses de las islas ante la corte española. Esta hipótesis destaca el hecho de que la compilación de los documentos serviría al más alto nivel de la gestión política o incluso para formular la estrategia imperial sobre Asia.

Ya hemos hablado en este blog acerca de este gran personaje: Propuestas Económicas para Filipinas, 29 de junio de 2015 y Otra Biblioteca personal en Manila siglo XVII, 24 de abril 2016, y


Referencias al Códice Boxer en La Nao Va

Una rica variedad de pueblos, 17 de marzo de 2009

Un abanico de pueblos, 15 de noviembre de 2011

Encuentro en el mar, 11 de noviembre de 2011

Zambales, 17 de noviembre de 2011

Tagalos, 29 de noviembre de 2011

Cagayanes, 1 de diciembre de 2011


Relaciones tempranas sobre Filipinas, 5 de enero de 2012. 
 Un texto que ofrece contexto sobre la información contenida en el Códice Boxer.

Alarma en Asia Portuguesa, 7 de junio de 2017.
Esta entrada aporta un texto poco conocido del obispo de Malaca, Joao Ribeiro Gaio (Juan Ribero Gayo), acerca de la llegada de los holandeses a la región del Sudeste de Asia. Aunque no forma parte del Códice Boxer, es demostrativo del grado de información que los oficiales portugueses y españoles tenían sobre los acontecimientos en la región.

martes, 19 de mayo de 2020

Presencia japonesa en Jalisco

 Saludos cordiales al Dr. Víctor Kerber Palma

Acaba de ser publicado un nuevo libro sobre las relaciones históricas entre México y Japón. Primera edición año 2020. Es una compilación de esttudios sobre la Presencia japonesa en Jalisco, título del volumen coordinado por Melba Falck Reyes. Al final de este texto incluímos la lista de autores y los temas del libro.



Nuevo libro de la Universidad de Guadalajara y Japan Foundation


Las ideas fuerza contenidas en el libro han sido publicadas por los autores en diversos foros en los años recientes, reunidos ahora por vez primera en un volumen panorámico que retoma la historia de Japón y México y se adentra en la actualidad, focalizando la zona metropolitana de Guadalajara. 

Una presentación anticipada y que está al alcance de los lectores en YouTube fue la mesa redonda organizada por la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadísticas del Estado de Jalisco, en octubre de 2018. El mérito de aquel encuentro fue presentar ampliamente los temas de la cooperación económica, tecnológica y educativa entre Japón y México, desde el siglo XVII hasta el momento actual, con interés específico en Jalisco. Esa reunión alentó la publicación del libro que afortunadamente comenzó ya a circular.

Se puede ver aqui el video del seminario.

El libro consta de dos partes, la primera sobre las evidencias históricas de la actividad pública de japoneses en el Occidente de México, con tres ensayos. La segunda parte ofrece dos estudios sobre el perfil social y demográfico de la Comunidad Nikkei en Guadalajara en la actualidad.

Por razón natural, los textos históricos llaman la atención al tecleador de este blog, pues plantean importantes cuestionamientos sobre la continuidad de la migración de japoneses a la Nueva España, aún durante los años iniciales y más difíciles de la seclusión de Japón; Sakoku (país cerrado) durante el período Edo. El gobierno militarizado del Shogun se denominaba Bakufu.

El ensayo que abre el libro, Los primeros japoneses en Guadalajara, escrito por Melba Falck y Héctor Palacios, es una versión revisada de trabajos publicados previamente, en el libro El japonés que conquistó Guadalajara (2009) y en el número especial de la revista México y la Cuenca del Pacífico (2014). Es una historia insólita de dos migrantes japoneses, Juan de Páez y Luis de Encío, avecindados en Guadalajara, quienes escalaron en la sociedad de la Nueva Galicia, hasta obtener cargos de albaceas y recolectores del diezmo. Tales cargos muestran la confianza depositada en estos extranjeros por parte de la élite civil y religiosa de la Nueva Galicia.

La propuesta de los autores es que en pleno siglo XVII un número indeterminado de cristianos japoneses salieron de Japón debido a las campañas guerreras (Batalla de Sekigahara, 1600), así como "las políticas anti-cristianas de Tokugawa (1612) y la toma de Osaka (1615), lugar donde habitaba una numerosa cantidad de japoneses conversos al cristianismo, influenciados por una de las misiones jesuitas ahí establecida." En la nueva publicación refuerzan las hipótesis de que habría habido migrantes japoneses en sucesivas ocasiones.

Tres viajes entre Japón y la Nueva España han sido ampliamente documentados, pero queda abierta la probabilidad de otros viajes de migrantes japoneses en el Galeón de Manila. Los viajes semidiplomáticos a través del Pacífico son:  Rodrigo de Vivero y Velasco (1610),   Sebastián Viscaíno y la Misión Hasekura (1614) así como el viaje de fray Diego de Santa Catalina (1615-17) que dio fin a la posibilidad de un trato directo entre Japón y los territorios españoles.

En esta versión revisada, los estudiosos señalan que una parte de aquellos migrantes japoneses pudieron llegar a la Nueva España desde Filipinas a bordo del Galeón de Manila. La hipótesis es sostenible en tanto que en Manila se asentó una colonia de cristianos japoneses, la mayoría comerciantes, que debieron observar al Galeón de Manila como una puerta hacia nuevos espacios. A pesar de las estrictas medidas de control de pasajeros podría darse el transporte de cristianos asiáticos. Una alternativa que emerge del estudio actual de archivos es el paso de japoneses en calidad de esclavos.

La huella cultural de Japón continuó estando presente en la Nueva España a lo largo de los siglos a pesar de la interrupción formal de relaciones, ahora por medio de sus productos de exquisita manufactura, sedas, porcelanas y biombos, entre otros bienes culturales. Las crónicas españolas a partir del siglo XVI fijaron la idea en el imaginario occidental de la delicadeza en el arte y la disciplina del pueblo japonés. En este blog hemos citado la lisonjera descripción de Japón, quizás la primera escrita en castellano, recogida por García de Escalante en 1558, quien ni siquiera había visitado aquellas islas. Medio siglo después, el Gobernador de Filipinas, Rodrigo de Vivero escribió un  vívido relato de Japón, con el ojo experto de un administrador del imperio español.

No comentaré por ahora acerca del resto de los ensayos, aunque invitan a una lectura interesante para comprender la larga trayectoria de los contactos entre Japón y México. En la actualidad, ambos países mantienen una estrecha relación de cooperación económica y tecnológica que alienta a México a diversificar sus contactos y reducir la dependencia de uno de los polos de la economía mundial.

Enhorabuena a los autores del libro.

Índice

Prólogo de Víctor Kerber Palma

Introducción. Las relaciones México-Japón y la migración japonesa a Jalisco. Melba Falck Reyes

Sección Primera. Evolución  histórica de la inmigración japonesa a Jalisco.

Los primeros japoneses en Guadalajara. Melba Falck y Héctor Palacios.

Japón y México: el inicio de sus relaciones y migración. Una aproximación a la historia de los japoneses que llegaron a Jalisco a principios del siglo XX. Héctor Palacios.

Migración japonesa a Jalisco: de su ingreso a la concentración durante la Segunda Guerra Mundial. Sergio Hernández Galindo.

Sección Segunda. Comunidad Nikkei en Guadalajara: perfil social y demográfico, y la competencia del idioma japonés.

 Censo Nikkei de Guadalajar 2018. Takako Nakasone y Víctor Katsumi Yamaguchi Llanes.

La competencia del idioma japonés entre los Nikkei en la zona metropolitana de Guadalajar. Sayuri Suzuki.


martes, 28 de abril de 2020

Más acerca de la expedición sanitaria

Un buen amigo y mejor lector de este blog, Paco Moreno, me hace notar que en la entrada más reciente, Combate a la epidemia México y Manila, no se trataron de dos expediciones diferentes, la de Balmis a la Nueva España y la de José Salvany hacia Sudamérica. En realidad fue la misma expedición y que ambos médicos se separaron en La Guaira.

De nueva cuenta, sugiero a los lectores revisar más información en fuentes como Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, en Wikipedia, que ofrece  al final una interesante lista de enlaces.





En el año 1805, la expedición de Balmis se movilizó en el archipiélago filipino y los doctores tuvieron la oportunidad de llegar a Macao ese mismo año. 




Por último, agradezco a Paco Moreno la referencia a una película que brinda una visión dramatizada de aquella expedición. Es el film español 22 Ángeles, basada en la novela Ángeles Custodios de Almudena de Arteaga.  






jueves, 23 de abril de 2020

Combate a la epidemia México y Manila

Creo que puede ser de interés para los lectores reproducir una entrada de este blog publicada en 2009. No es algo que haga  frecuentemente, pero es útil para referirse a los esfuerzos de cooperación entre pueblos y estados en la lucha contra epidemias en el pasado histórico. 

En 1803 salió de La Coruña, España, la expedición médica comandada por el Dr. Francisco Javier Balmis. Hubo otra expedición con rumbo al sur de América, dirigida por  el médico militar José Salvany y Lleopart, de la que hablaremos al final de este texto.


 Despedida de la expedición médica de Acapulco a Manila

En 2009, escribí en este blog: "La epidemia que afecta a México y que amenaza convertirse en pandemia, permite recordar que  la lucha contra otra enfermedad, la viruela, producida también por el estrechamiento de nuestro planeta, impulsó hace poco más de doscientos años a los hombres de ciencia a utilizar los recursos médicos a su alcance, en este caso la vacuna, para lanzar una batalla verdaderamente global. 

"Corrían los años reformadores de la corona española,  gobernada por el rey Carlos IV, quien había perdido una hija víctima de la viruela,  lo que lo sensibilizó para  introducir algunos avances en la salud pública y en la actualización científica de su país.  En ese contexto, se autorizó una expedición científica dirigida por el doctor Francisco Javier Balmis (1753 -1819) patrocinada por  la Corona para diseminar la vacuna contra la viruela; una hazaña científica que enlazó de manera perdurable a México con Filipinas. 

"La expedición salió de La Coruña el 30 de noviembre de 1803, pasando por Puerto Rico y Venezuela, rumbo a México, donde operó a lo largo de casi un año. A finales de enero de 1805 llegó al puerto de Acapulco.  

Las crónicas señalan que se trataba de una rara peregrinación procedente de la ciudad de México, compuesta por veinticinco niños, cuyas edades oscilaban entre los cuatro y los seis años, provenientes de los hospicios de Valladolid, Querétaro y Zacatecas. "Llegaron a Acapulco para embarcarse con destino a Manila; eran portadores del beneficio de la vacuna contra la viruela, que tantos estragos había causado en la Nueva España, desde que aquel esclavo negro, Francisco Eguía, al servicio de Pánfilo de Narváez, la introdujo en 1520" (1).

Tomás Oteiza Iriarte señala que"en aquel tiempo no había manera de contar con ampolletas y la única forma de llevar de una parte a otra la vacuna, era, la de propagar su beneficio bajo la técnica de "brazo a brazo" a fin de mantenerla fresca. Con este procedimiento fue extendiéndose su aplicación por todas las colonias hispanas". La vacuna había salido de España en la corbeta "María de Pita"(...) con el propósito de introducir su aplicación por toda la América y las Filipinas. El Dr. Balmis contaba con una orden suscrita por el rey de España, para que tanto las autoridades civiles como las eclesiásticas, cooperaran con todos los medios a su alcance para su propagación y uso, sin obstáculos de ninguna especie". Ver más abajo un comentario sobre los métodos de vacunación.

"Como una medida efectiva y práctica el Virrey y Arzobispo de México expidieron circulares a todas las Intendencias y Obsipados, para que a su vez las hicieran extensivas a todos los Gobernadores y Alcaldes de los pueblos, así como también a las parroquias y capellanías, recomendándoles que al tener aviso de que llegaban a sus jurisdicciones el pelotón de niños y sus encargados, los recibieran como un Don del Cielo

Oteiza Iriarte menciona una crónica de aquella extraña procesión de niños:  "En Veracruz, Puebla, Oaxaca, Zacatecas y otras entidades del país, el doctor Balmis y su brigada sanitaria fueron recibidos con repiques de campanas, estallido de cohetes y música de alegres bandas".

"En Acapulco, el Gobernador del Castillo y el Alcalde, el párroco con sus acólitos acompañados por muchas gentes (sic) del pueblo, salieron a recibir a los infantes hasta el punto llamado La Garita, donde formaron una procesión, llevando en alto un niño que traía la vacuna antivariolosa en su bracito, semejando una imagen viviente; seguíanlo el sacerdote y las autoridades para así hacer comprender a las multitudes que era todo un bien, ese medio de combatir el grave mal. Hicieron su entrada a la ciudad, cantando la letanía de los santos, y una vez en la iglesia se llevó a cabo una función religiosa en acción de gracias. La confianza que despertó este proceder en el ánimo de las gentes (sic), permitió que al día siguiente se vacunaran muchos niños".

"Si de por sí, la salida del galeón de Manila del puerto de Acapulco era todo un acontecimiento, en esta ocasión, tuvo resonancias mayores, pues muchas madres que veían partir a aquellos niños sólo al cuidado de hombres rudos, les causaba profunda pena. Salieron de Acapulco el 5 de febrero de 1805 rumbo a Manila.  Tuvo una escala en Macao y otra en Cantón. Una vez cumplida su misión, prosiguieron el viaje de retorno a España, dándole así la vuelta al mundo".

Los resultados científicos de aquella expedición siguen siendo motivo de estudio para los historiadores, pero deja en la memoria un importante vínculo que une a México con Filipinas."

Métodos de vacunación 

El biólogo y pedagogo mexicano Gabriel Calderón me comenta que "ya en la Nueva España y en otras partes del mundo se probaban otros medios: el del fluido guardado en laminillas, que no funcionaba para largas distancias pues dejaba de ser funcional y otros dos métodos por demás peligrosos porque estadísticamente era grave para el 20 % de los usuarios: se soplaba en la nariz de las personas sanas, desde tubos como cerbatanas, pústulas secas y pulverizadas de los enfermos de viruela. Muchos enfermaban con síntomas fuertes pero no mortales, el 20%, como dije, sí moría. El otro método era tomar con una aguja pus de enfermos de viruela (no de la de las vacas, sino de la mortal) y picar con ella el brazo de las personas sanas: muchos morían con ese método, que daba miedo como remedio, pero daba mucho más miedo el contagio. Poco después estalló la guerra de independencia y leí por ahí, en algún documento, que Vicente Guerrero exigía que, para entrar a su tropa, los aspirantes debían vacunarse contra la viruela. He tratado de verificar el dato pero no encuentro más referencias sobre esto. Lo que sí encontré en varios más, fue que siendo presidente, Guerrero sí propuso a la cámara de diputados una campaña nacional de vacunación infantil contra la viruela... no lo logró por lo mismo que no se logró casi nada en la primera mitad del siglo XIX: un cuartelazo lo quitó."

La expedición en Sudamérica

Como señalé al principio, una expedición paralela a la de Balmis se realizó en la ruta del sur. Sin embargo la expedición dirigida por el médico militar  José Salvany y Lleopart enfrentó tremendas dificultades no sólo geográficas, sino también políticas, pues ya se iniciaban las luchas independentistas en el continente. La expedición comprendía únicamente dos doctores, un ayudante y una enfermera. 

Esto ha sido y seguirá siendo  motivo de análisis para los historiadores, al ligar los efectos de las epidemias sobre la población, la economía y finalmente la estabilidad política.

La expedición de Salvany recorrió Colombia, Bolivia, Perú y Argentina. "El propio Salvany contrajo tuberculosis, paludismo y difteria, perdió la visión en un ojo, se dislocó una muñeca y terminó muriendo en 1810, a los 34 años de edad, en Cochabamba (Bolivia), donde está enterrado. Su sucesor, el médico militar Santiago Granado y Navarro Calderón, continuó la expedición llevando la vacuna a Chile, hasta llegar a la Patagonia. En esta expedición austral, que terminó en 1812 -cuando España se encontraba ya en plena Guerra de Independencia contra los franceses- se vacunaron más de 100.000 personas, cifra excepcional para la época, y más teniendo en cuenta que fue iniciada por cuatro hombres (Salvany, un ayudante, un médico y una enfermera) y cuatro niños."

________________
Tomás Oteiza Iriarte. Acapulco: La Ciudad de las Naos de Oriente y de las Sirenas Modernas. Edición del autor. 1965, pp. 161-162.

Blog Counting Stars, Balmis Expedition: The Spanish feat that saved millions of lives in America, Philippins and China. 17 marzo 2020.

lunes, 30 de marzo de 2020

El Pacífico Español, 1521-1815

Me interesa en esta ocasión dar noticia de un nuevo libro colectivo, editado por Ricardo Padrón y Christina H. Lee. The Spanish Pacific, 1521-1815. A reader of Primary Sources. Amsterdam: Amsterdam University Press, 2019.

The Spanish Pacific es un compendio de textos traducidos al inglés, de fuentes consideradas fundamentales que sirven a interesados y académicos del mundo anglosajón para conocer mejor la historia del Pacífico español.

El libro es resultado de un encuentro de historiadores y filólogos en 2018 en la Universidad de Princeton.

Los editores identifican la necesidad de profundizar en el conocimiento de las fuentes fundamentales, que rebase la documentación misionera y oficial. Acertadamente identifican que los tres pilares del conocimiento en inglés de los temas del Pacífico han sido:

Primero, los 55 volúmenes de documentos traducidos y editados por Emma Blair y James Alexander Robertson, The Philippine Islands, 1493-1898, Cleveland, Ohio: Arthur H. Clark Company, 1903-1909. Esta obra es resultado del interés de las fuerzas de ocupación de Estados Unidos en Filipinas para dar a conocer la historia del archipiélago y tiene el sesgo de mostrar a la administración española como un poder anquilosado.

El segundo texto canónico que coloca al galeón de Manila como un actor protagónico es el famoso libro de William Lyte Schurz, The Manila Galleon, New York: Dutton & Company, 1939.

El tercer libro que dominó por mucho tiempo el conocimiento de Filipinas en inglés es el libro de John Leddy Phelan, The Hispanization of the Philippines. Spanish Aims and Filipino Responses, 1565 – 1700. Madison: The University of Wisconsin Press. 1959. 

Sin embargo, en el siglo XXI se ha dado un cambio y una profundización en el conocimiento del Pacífico que ha arrojado nuevos matices para comprender el comercio global, el intercambio cultural y humano, las influencias artísticas mutuas entre Asia, América y Europa, las peculiaridades del aparato imperial español, el papel de los centros culturales en la periferia, como Nueva España y Filipinas. Es por ello necesario y posible acceder a otro tipo de textos, traducidos al inglés, que auxilien al estudio de estos fenómenos. 

Se reconoce que el estudio del Pacífico (Pacífic Studies) en los medios académicos anglosajones es un tema emergente que ofrece una gran riqueza para abordar aspectos novedosos como el papel de Filipinas en la articulación con los poderes asiáticos, así como la variedad de pueblos de Oceanía.

Los editores dejaron a los participantes en libertad de proponer y estudiar un texto representativo de cada período, en lugar de regresar a los tópicos constantemente abordados. El resultado es un conjunto de documentos valiosos en su diversidad. La estructura del libro es cronológica a fin de ubicar las variadas voces de personajes que dieron su impresiones de viaje, de acontecimientos y hasta de anécdotas, que usualmente no caben en la historia imperial oficial o misionera.



Enhorabuena por la publicación de este nuevo libro


Introduction, Christina H. Lee and Ricardo Padrón

An Early Transpacific Account of the Spice Island by Andrés de Urdaneta (1536). Jorge Mojarro Romero.

Domingo de Salazar's Letter to the King of Spain in Defense of the Indians and the Chinese of the Philippine Islands (1682). Christina H. Lee

Juan Cobo`s Map of the Pacific World (1593). Ricardo Padrón, with translation by Timothy Brook

A Royal Decree of Philip III Regulating Trade between the Philippines and New Spain (1604). Natalie Cobo y Tatiana Seijas.

Manila's Sangleys and a Chinese Wedding (1625). Miguel Martínez.

Don Luis de Castilla Offers to Sell Land in Manila (1629). Regalado Trota José.

Idolatry and Apostasy in the 1633 Jesuit Annual Letter. John Blanco.

The Will of an Indian Oriental and her Chinese in Peru (1644). Leo J. Garofalo.

Francisco de Combés's History of Mindanao and Jolo (1667). Ana M. Rodriguez Rodriguez, with translation assisted by Cortney Benjamin.

Between Fiction and History in the Spanish Pacific. The Misfortunes of Alonso Ramirez (1690). Nicole D. Legnani.

A Moluccan Crypto-Muslim before the Transpacific Inquisition (1623-1645). Ryan Dominic Crew.

Constitutions and Rules of the Beatas Indias (1726). Kathryn Santner.

The Poetics of Praise and the Demands of Confession in the Early Spanish Philippines. Notes and Documents. Vicente L. Rafael.

A Prohibition on Digging Up the Bones of the Dead (1813). Ino Manalo.



viernes, 28 de febrero de 2020

Recursos digitales


Relacionado con la entrada de enero de este blog, en febrero aparecieron varias novedades que me permiten ligar el tema de los sitios electrónicos en México que ofrecen acceso al público acerca de temas históricos.

Las transformaciones políticas por las que atraviesa México tienen una característica peculiar, la revisión y discusión de la historia. Efemérides tan importantes como la llamada Conquista de México-Tenochtitlan, así como la revisión de las ideas históricas dominantes durante la etapa independiente del país en los siglos XIX y XX, han ofrecido la oportunidad para conocer las investigaciones de múltiples historiadores académicos actuales que no comparten muchas de las apreciaciones del pasado. 

Hemos mencionado aquí el portal Noticonquista, un trabajo colectivo de historiadores de la UNAM y de otras instituciones, que reune una visión divergente a la hasta ahora dominante.

Memórica

Ha aparecido un portal histórico del Gobierno de México titulado Memórica, con temas seleccionados de diversos pasajes históricos del acontecer nacional. Este esfuerzo es muy ambicioso en el buen sentido de la palabra, pues intenta reunir y poner a disposición del público múltiples documentos en varias áreas de la acción cultural, desde la historia, la música, la gastronomía y otras expresiones culturales. El desafío es impulsar la digitalización de enorme cantidad de material disperso que no ha sido posible recuperar de manera digital o que no cumple con los estándares internacionales.

Según una nota periodística, en el eje de esta iniciativa está el proyecto de Memoria Histórica y Cultural de México, del actual gobierno. El Comité asesor está integrado por personalidades como Beatriz Gutiérrez Müller, presidenta del Consejo Asesor, la escritora Elena Poniatowska, la historiadora del arte María Isabel Grañén Porrúa, el músico Horacio Franco, el artista plástico Carlos Pellicer López, el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, la divulgadora Cristina Barros Valero, el etnólogo Luis Barjau, la filósofa Margarita Valdés González-Salas y la poeta Minerva Margarita Villarreal. También estaba el recientemente fallecido Miguel León-Portilla (1926-2019). 

Entre las instituciones que colaboran con esta iniciativa está el Archivo General de la Nacional, el Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, el Acervo Hisórico Diplomático de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Centro Carso de Estudios de Historia de Mexico, La Mediateca del INAH, El Museo Archvo de la Fotografía de la Ciudad de México, el Archivo Historico y Memoria Legisativa del Senado de la República, el Archivo Histórico de la Cámara de Diputados, y la Cineteca Nacional, entre otros. 

La tarea de centralizar información ha sido criticada por algún especialista que considera que no es posible ni deseable concentrar tanta información en un repositorio, sin antes definir el tipo de público al que está dirigido.




Otras iniciativas
El Instituto Mora tiene una revista de historia y ciencias sociales Secuencia, que ofrece breves estudios sobre temas específicos. Un referente importante es el Centro de Estudios Históricos de El Colegio de México y en particular la revista Historia Mexicana. No menciono aquí el amplio rango de publicaciones de estos institutos a los que tengo acceso únicamente cuando viajo a México.

Este blog utiliza con frecuencia el portal del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM dado que permite el acceso gratuito a información muy relevante en varios de los temas relacionados con el Pacífico.  El Instituto ofrece un amplio panorama desde el pasado prehispánico, la vida en la Nueva España y la historia independiente. Es ejemplar que gracias al IIH los lectores podemos leer libros completos gratuitos. El público interesado puede seguir también en YouTube las principales conferencias que ofrece el Instituto.

Otro trabajo meritorio es un portal denoominado 500 años de México en Documentos, con un amplio registro de seis siglos. Es de fácil acceso y permite navegar en varios temas, con materiales de primera mano.

Encontré una página dedicada también a acumular vínculos digitales sobre la historia de México, denominada Historiografia Mexicana, que tiene la particularidad de enlistar archivos, bibliotecas, blogs, podcasts, páginas personales de historiadores y sitios temáticos.

-------

Todos estos esfuerzos son relevantes y demuestran un interés de los investigadores para dar a conocer sus trabajos. Esto sucede en un momento de indudable transformación de México en el que la historia es un tema de intenso debate. El contexto es también el del rápido avance de las humanidades digitales. 

México es uno de los espacios de mayores reservas para el conocimiento histórico en el mundo, pero no es posible que todos los interesados en la historia se conviertan en investigadores de tiempo completo y se adentren en los archivos por meses y por años. 

La cantidad de materiales que pueden ofrecer una visión más profunda de la historia siguen estando dispersos, o fuera del alcance público como son los repositorios religiosos. Con todo, es necesario estar a la altura de lo que acontece en el espacio digital.

Por último, quiero dejar asentado que el tema del Galeón de Manila, la riquísima interacción entre la Nueva España y Filipinas, el intercambio humano, cultural y material entre Asia y lo que hoy es México, es abordado sólo tangencialmente por estos centros de investigación y sus portales digitales. Las excepciones, me parece, siguen siendo los centros de la UNAM como el Instituto de Investigaciones Históricas, el de Investigaciones Jurídicas y el de Investigaciones Estéticas; El Colegio de México y el Instituto Mora. 

La interacción con Asia sigue siendo una cuenta pendiente de la investigación y de la divulgación histórica en México.

domingo, 19 de enero de 2020

La tarea de bloguear

En una entrada reciente de su blog Peregrinaciones en el Pasado, el historiador Felipe Castro Gutiérrez hace el recuento de bitácoras electrónicas mexicanas dedicadas a diversos aspecto de la historia. Es un ejercicio que Felipe Castro ha mantenido desde hace años, en donde incluye un listado de esos blogs. Ahí por cierto aparece La Nao Va, bitácora activa desde febrero de 2009.

El historiador llama Cliosfera a este ámbito de comunicación en red e invito a los lectores a prestar atención a sus observaciones. Después de cierto estancamiento en la producción de los blogs de historia, este medio de comunicación en red parece estar reviviendo con portales colectivos, es decir, no serían portales de autor y en tales espacios participan historiadores que pertenecen a una institución académica. 

Esta nueva tendencia me parece muy positiva y pongo como ejemplo Noticonquista, del cual disfrutamos la lectura desde el 2019. En ese portal participan varios autores especializados acerca de la historia del México prehispánico, de la etapa de la Conquista y de la época virreinal. 

Me parece que la posibilidad de participar en esos blogs colectivos es limitada a los círculos académicos en los que todos conviven desde hace años, por lo que es natural la desconfianza que podría suscitar el trabajo individual. Sin embargo, me parece que sería muy sano y enriquecedor forjar enlaces, por ejemplo entre los que nos interesamos en el Océano Pacífico, en las Filipinas, en los mapas y la navegación, en el arte asiático en América y el barroco en Asia. 

Existen por cierto grupos con intereses similares en Facebook, pero es rara la ocasión en que se presentan notas de los particpantes y son más bien clips de las noticias que producen los medios masivos de comunicación.

Todo esto tiene que ver también con la responsabilidad que tienen los académicos para difundir sus conocimientos. Hacer públicos sus descubrimientos en los archivos, sus interpretaciones y polémicas, redunda en beneficio de la sociedad. La historia de gabinete del siglo XIX se acabó y es importante hacer frente a la nueva realidad de las sociedades. 


Algunos comentarios finales:

1. Una parte importante de la tarea de salir al medio público es hacer transparentes las fuentes en las que abrevan en su investigación; las bibliografías y los acervos en que consultan. 

2. Es fundamental reconocer que los lectores tienen ya acceso a muchas de las fuentes que antes estaban bajo llave. El avance logrado por el Portal de Archivos Españoles, Pares, ha abierto la información a la consulta de amplios sectores no especializados. Nada sustituye el trabajo de investigación directa en los archivos, pero la posibilidad de acceso digital es garantía de transparencia en las investigaciones. 

3. No veo esa intención en los archivos mexicanos, aunque ha habido avances en la clasificación digital, como es el caso de los Archivos Notariales de la Ciudad de México, aún de consulta limitada.  En años recientes el Archivo General de la Nación ha limitado el acceso a la documentación.

4. El debate público puede reducir un mal uso, parcial o incluso mal intencionado, de las fuentes electrónicas. En una época de fake news, de revisionismo histórico de corte chovinista, es sano comparar el origen de la información y permitir a los lectores ser más activos en su relación con los datos que circulan en las redes.

Deseo a los lectores un buen inicio del año 2020.