miércoles, 6 de mayo de 2009

El Siglo de Oro

El pasado lunes 4 de mayo la Biblioteca Nacional de España, en coordinación con la Biblioteca Virtual Cervantes, abrió un nuevo portal electrónico dedicado al teatro del Siglo de Oro, disponible en: http://teatrosiglodeoro.bne.es/es/Presentacion/index.html

Se trata de una colección en línea de 36 mil 224 páginas facsimilares y 710 copias o manuscritos de 44 destacados dramaturgos de la época. A través del sitio se podrá acceder a las obras autógrafas de autores como Tirso de Molina, Juan Ruiz de Alarcón, Miguel de Cervantes, Carlos Sigüenza y Góngora, Francisco Quevedo, Lope de Vega, Pedro Calderón de la Barca, Baltazar Gracián, San Juan de la Cruz, Garcilaso de la Vega, Fray Luis de León.

El coordinador del proyecto, Germán Vega García-Luengos, catedrático de la Universidad de Valladolid, señala que “el teatro español del Siglo de Oro fue compartido por todos los territorios del mundo hispánico al tiempo que logró una enorme expansión hacia otras literaturas y culturas, lo que supone, uno de los grandes capítulos de la dramaturgia universal y del pasado cultural de Occidente”.

“El repertorio conservado lo integra un volumen de textos que son sólo una parte de los originados por la fuerte demanda de espectáculos teatrales de un público de extracción muy diversa. En su tiempo, esta pasión en los escenarios produjo un tráfico enorme de manuscritos entre escritores, copistas y comediantes. También entre lectores, dado que el género teatral, cuyo destino genuino era la representación, se convirtió también en objeto preferente de lectura”.

“Esta afición secundaria, fue atendida por las imprentas que, conscientes de las posibilidades comerciales del teatro, sacaron al mercado miles de obras, ya agrupadas en formato de libro o por partes”.
* * *
Curioso que se le llame Siglo de Oro pues, bien visto, el Siglo XVII en Occidente estuvo marcado por una crisis de larga duración caracterizada por las dificultades del vasto imperio español para controlar todas sus posesiones. España se volvió el centro de Europa debido a la expansión de su poderío mundial; una Europa que vivía en estado de guerra constante (en esa centuria sólo se vivieron cuatro años de paz completa), mientras que en el otro lado del Atlántico emergían, vigorosas, nuevas sociedades surgidas de la violenta conquista realizada un siglo atrás.

Un siglo, en fin, señalado por la crisis económica y social; dominado por la contrarreforma religiosa y el absolutismo, pero también por el estallido luminoso del arte y la cultura barroca. Paradójico pues que un siglo tan convulso pasaría a la historia, precisamente por esa razón cultural, como el Siglo de Oro.

Al abordar los temas del galeón debe pensarse también en la experiencia cultural de aquellas generaciones que transitaron físicamente a lo ancho y a lo largo del imperio español, de Sevilla a Veracruz, de Acapulco a Manila, del Callao a Panamá, y que en un trecho histórico de más de 150 años vivieron en la época barroca. El significado de este contexto cultural es muy relevante porque se refiere a la forma que tenían para percibir su realidad, a su contacto con formas de representación cultural y por supuesto a una cotidianeidad compleja y llena de incertidumbre
Publicar un comentario