lunes, 30 de noviembre de 2009

Nuevos intentos 1

El Emperador Carlos V se mostraba impaciente por lograr el control de las islas de la especiería y, en su perspectiva, el largo recorrido que había seguido Magallanes, al sur del continente americano, podría ser reducido a un tramo más seguro si se intentaba el acceso al Pacífico por la recién descubierta ruta del estrecho de Panamá.

El intento de Andrés Niño (1520)

En efecto, y sin esperar noticias de los resultados de la expedición magallánica, ordenó la salida de tres navíos, de 150 toneladas cada uno, más un bergantín, con rumbo a Panamá. La pequeña armada, al mando de Andrés Niño, salió el 13 de septiembre de 1520, "es decir, catorce días antes de que Magallanes se asomara al Pacífico" (apunta Carlos Prieto) con instrucciones de navegar desde la América Central hacia el Poniente por espacio de 1,000 leguas, y de ahí al sur, por otras 200 leguas, hasta llegar a las islas de la especias.

Estas naves, después de tocar la Isla Española (hoy conocida como Santo Domingo), siguieron hasta el istmo de Panamá. Desde alli fueron transportadas por tierra y por ríos hasta ser depositadas en las costas del Mar del Sur.
En Panamá se construyeron otras cuatro naves más, en una especie de armada mixta y, literalmente, anfibia. De esta forma, la armada de siete naves partió del istmo rumbo al inmenso mar Pacífico a principios de 1521. Nunca se supo más de la suerte que corrió la expedición, lo que contribuyó a crear por cierto tiempo la duda de que el océano Pacífico era verdaderamente transitable. La llegada de los sobrevivientes de la expedición de Magallanes disipó parcialmente tal misterio; es decir, sí se podía llegar a Oriente por aquel océano, pero no se conocía la forma de regresar por ese lado.

_______________
Carlos Prieto, op.cit. pp. 58-59
Publicar un comentario