sábado, 18 de julio de 2009

El secreto de Urdaneta

History Channel lanzó recientemente un documental sobre la gesta marítima de fray Andrés de Urdaneta. Se puede ver en la red y está colocado en este blog, en la lista de sitios de interés. Patrocinado por el gobierno vasco, recoge los puntos de vista de historiadores y apasionados del tema en España, México y Filipinas. De verdad, vale la pena verlo.

En opinión de diversos historiadores, es equivocado considerar que el descubrimiento de la Tornavuelta se atribuya a un sólo hombre, Andrés de Urdaneta. Las fallidas expediciones anteriores debieron haberle dado ideas y puntos de referencia para la solución del principal problema náutico de su época. Contaba con buenas relaciones que sabían del asunto, como el propio Legazpi, el Virrey y los padres agustinos. Tenía amplia expriencia en la navegación, como lo atestigua su insistencia en zarpar de regreso en la temporada de los vientos favorables. Dejó Cebú en el momento más acertado, casi en junio, con monzones del oeste, y tomó la ruta más corta para encontrar los vientos del oeste.

Hemos dedicado más tiempo a la aventura del patache San Lucas por varias razones: porque es poco conocida; porque tiene ese interesante sabor mexicano y porque demuestra cómo un descubrimiento mayúsculo como el de Urdaneta es obra de muchas personas y de experiencias acumuladas. Asi es la historia, acumulación de muchas vidas que encuentra en algún punto inesperado la expresión renovadora de un descubrimiento científico o de una obra de arte.

El descubrimiento de Urdaneta repercutió inmediatamente tanto en la Nueva España como en Europa, pues se confirmó al control español del archipiélago filipino, el comercio con el oriente y lo que se dió en llamar El Lago Español, es decir, el inmenso mar Pacífico (1).

A su regreso, el monje navegante fue recibido con grandes honores por la Real Audiencia de México y fue enviado a España para dar cuenta al monarca del buen comienzo de la conquista de las Filipinas y del trascendente descubrimiento de la ruta de retorno, así como para entregar personalmente las cartas de que era portador y que le dirigían el Adelantado López de Legazpi y la propia Audiencia (2).

Urdaneta llegó a Madrid en abril de 1565. Felipe II lo recibió en Valladolid y lo puso en contacto con una junta de cosmógrafos a quienes mostró las cartas geográficas, las relaciones y los libros de bitácora de los viajes hacia el oeste y hacia el levante. En esta junta sostuvo Urdaneta "con gran valor y ciencia su antigua opinión de que las Filipinas y el Maluco sí estaban dentro del empeño o compromiso hecho por el Emperador Carlos V al Rey de Portugal en 1529".

En 1567 Urdaneta estaba de regreso en México, en su convento de San Agustín.

Falleció en la ciudad de México en junio de 1568, a los 60 años.

______________________

(1) OK Spate The Spanish Lake, p 103.

(2) Martha de Jarmy Chapa. La expansión Española hacia América y el Oceáno Pacífico. II La Mar del Sur y el impulso hacia el Oriente. Ed. Fontamara. Primera Edición mexicana, 1988. pp. 168 - 177.
Publicar un comentario