miércoles, 24 de junio de 2009

El reparto de un mundo ignorado

El Archivo General de Indias exhibe actualmente y hasta el 31 de julio de manera excepcional el documento original de la ratificación portuguesa del Tratado de Tordesillas.

La exposición “El Tratado de Tordesillas: el reparto de un mundo ignorado” tiene lugar paralelamente a la celebración de la Reunión del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO que se realiza en estos días en Sevilla.

Dicho documento histórico se conserva en el Archivo General de las Indias de Sevilla y es el único del patrimonio español que, conjuntamente con la ratificación castellana custodiada en el Arquivo Nacional da Torre do Tombo de Lisboa, se halla inscrito en el Registro de la Memoria del Mundo de UNESCO desde junio de 2007.

Firmado el 7 de junio de 1494 por el rey Juan II de Portugal y los Reyes Católicos de España, el Tratado es el primero de la Historia de la América Hispana, ya que plasma el pacto sobre las rutas de expansión de ambas potencias al este y al oeste, respectivamente, de un meridiano que de polo a polo crea una línea imaginaria a 370 leguas de las islas de Cabo Verde. El propósito era deslindar conjuntamente territorios sobre el Atlántico para la evangelización, la navegación, la exploración y la colonización de las tierras que alcanzasen sus respectivas jurisdicciones.



Este acuerdo pone fin temporalmente a las rivalidades entre Castilla y Portugal por lograr la hegemonía sobre la ruta comercial por el Atlántico.
El Tratado tuvo una trascendencia y repercusión históricas desconocidas en aquel momento por los firmantes, ya que en realidad implicaba el reparto entre ambos reinos de un mundo todavía no alcanzado ni conocido por los europeos, ya que Colón, en su segundo viaje (coincidente con el Tratado) no había descubierto aún las costas continentales del Nuevo Mundo.

Esta modificación de la línea de demarcación entre España y Portugal supuso el comienzo de la historia de Brasil, ya que su extremo oriental frente al Atlántico queda dentro de la zona portuguesa. Cabría agregar que en la incertidumbre de aquellos confines se sospechaba que las islas Molucas, productoras de especias como la pimienta y el clavo, podrían quedar incluídas en el lado español. De esta forma dió inicio la exploración que condujo a los españoles a ocupar poco menos de un siglo después las islas Filipinas.

Información tomada del portal del Archivo General de Indias http://www.mcu.es/novedades/2009/novedades_Tratado_Tordesillas.html
Publicar un comentario