sábado, 5 de septiembre de 2009

Un mercado oriental 1


El color de la vida se disfruta mejor en los mercados, y en el México virreinal se tuvo por largo tiempo uno de origen asiático. Este insólito lugar se ubicaba en el zócalo de la capital mexicana, donde se congregaron muchas generaciones para adquirir mercancías orientales traídas por el galeón de Manila. Su localización exacta era el ángulo suroeste de la Plaza de la Constitución, de cara a la Catedral y a Palacio Nacional.
Hagamos una visita imaginaria a través del tiempo al mercado del Parián; a caminar por sus estrechas callejuelas, hablar con los dueños de los "cajones" o tenderos; regatear el precio de las mercancías y disfrutar de algún suculento platillo, como lo sugiere don Luis González Obregón en su libro Mexico Viejo, Alianza Editorial, México, segunda edición, 1992.

Publicar un comentario