sábado, 23 de marzo de 2013

Geólogos al rescate

La revista Geology publicó en noviembre de 2012 los resultados de un estudio elaborado por Anne-Marie Desaulty y Francis Albarede sobre la composición química de monedas acuñadas en el Inglaterra en el siglo que corre de 1550 a 1650, en los tiempos de las dinastías Tudor y Stuart. El estudio de los componentes de cobre, plomo y plata arroja un resultado sorprendente: la proporción de plata peruana es mucho menor que la plata procedente de la Nueva España. 

¿Qué significa esto? Que existió una transferencia mayor de lo que se pensaba de plata producida en Sudamérica hacia el comercio con Asia y en particular a China, probablemente por medio de contrabando, mientras que la plata novohispana es la que llegó a España y después a los demás países europeos, sobre todo Inglaterra y Holanda. 


Por largo tiempo se ha considerado que la implacable inflación (aumento de precios) que sacudió a Europa en un ciclo largo de 1515 a 1650, se debió a la afluencia de plata de México y el Virreinato del Perú (hoy Bolivia), el crecimiento de la población europea, y la disminución del precio de mercado de la plata. 



El Potosí era la fuente de riqueza más grande jamás soñada por los conquistadores


Los geólogos, de la Université de Lyon y de Rice University, realizaron un complejo análisis del contenido de plata, cobre y plomo en las monedas acuñadas en Inglaterra durante el período de los Tudor y en la primera etapa de los Estuardo. El informe contiene información técnica sobre los isótopos en las aleaciones de esas monedas, una especie de ADN de su contenido.  Lo que logran demostrar es que las acuñaciones inglesas muestran un predominio de la plata de Europa y México,  en contraste con una contribución espectacularmente pequeña de plata proveniente del Virreinato del Perú. 



Esta observación contrasta con el registro disponible de la producción de metales en las minas de América. De ahí la pregunta: ¿hacia dónde se destinó la plata producida en el  Potosí? Esta observación indica que la plata exportada por México se dirigió hacia el este, mientras que la plata de Potosí fluía hacia el oeste. Sin embargo, la investigación contradice la opinión convencional sostenida por siglos de que la ruta del Pacífico salía casi únicamente desde México. Aquí queda la duda de compaginar este tipo de hallazgos con un estudio riguroso de los volúmenes transportados, una tarea que deberán emprender nuevos historiadores.


El análisis realizado por los geólogos pone en evidencia que había una ruta Potosí-China, probablemente de dimensiones mayores a las que se pensaban. Sin embargo, este comercio se realizaba en contra de múltiples edictos que estrictamente prohibían el intercambio de plata peruana por mercancías asiáticas, como hemos mencionado en este blog. Estaríamos entonces ante uno de los fenómenos de contrabando más grande jamás registrado en la historia, sumado a la corrupción gubernamental y al ocultamiento propiciado por una amplia cadena de intereses privados.

Seguiremos sobre el asunto.
_____________
Anne-Marie Desaulty y Francis Albarede.  Copper, lead, and silver isotopes solve a major economic conundrum of Tudor and early Stuart Europe. Revista Geology, Sociedad Geológica Americana, Noviembre de 2012.
Publicar un comentario