lunes, 15 de febrero de 2010

La experiencia india

En el continente indio los misioneros cristianos encontraron una cultura compleja y en muchos sentidos superior a la europea. Como hemos descrito, la multiculturalidad se expresaba en la coexistencia de religiones y etnias en casi todo el subcontinente indio. Los portugueses actuaron bajo el amparo de la bula Romanus Pontifex del Papa Nicolás V, que concedía a los lusitanos el control de todos los asuntos terrenales y religiosos en Asia.

La forma europea para hacer frente a la diversidad cultural fue la más torpe posible, especialmente en Goa, donde se prohibió la práctica de toda religión diferente a la cristiana, por lo que se expulsó a comerciantes musulmanes y de cualquier otra creencia; se prohibieron todas las tradiciones culturales que pudieran generar sospecha de paganismo, se castigó severamente la poligamia y se segregó a quienes no asumieran la religión de Cristo.

En las áreas sujetas al control militar portugués fue posible imponer por algún tiempo la religión católica, pero por esa razón la práctica de estas creencias se localizaban en las ciudades-fortalezas y en zonas aledañas y no en el interior del continente. Además la forma de convertir al cristianismo tenía que ver directamente con volver portugueses a los indios, hablar su idioma, vestir su ropa, tomar sus nombres y sus costumbres. De esta forma los habitantes que se cristianizaban se separaban del resto de la población local.

La educación de los posibles clérigos locales fue un error aún mas grave, pues además de occidentalizarlos se les trataba como un clero de segunda clase.

Después de casi cien años en que se siguió esa práctica, las misiones cristianas en la India entraron en franca decadencia. El resultado fue una revisión de los métodos dentro de la iglesia católica y el surgimiento de una interpretación más flexible, que buscaba adaptar la religión a las condiciones específicas de cada cultura, un acomodo cultural que quedaría en manos de una nueva orden religiosa recién creada en 1534 , los jesuitas.

El personaje más destacado de esta aventura misionera fue Francisco Xavier, quien viajó a la región acompañando a los marinos y soldados portugueses.
Publicar un comentario