martes, 9 de febrero de 2010

Campaña misionera

Aquellos marineros y soldados que fueron desplegados en la región asiática desde el último cuarto del siglo XV llevaban consigo tanto la espada como el crucifijo. Portugueses y españoles compartían una visión religiosa en la que la lucha contra el islam era un hecho natural y cotidiano. Árabes y judíos habían sido expulsados de la península en 1492, como garantía de supervivencia del poder católico reunificado en la corona de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón.

La era de los grandes descubrimientos se produjo en paralelo a una nueva etapa misionera de la iglesia católica, signada por la intolerancia hacia otras religiones y por la defensa de un catolicismo ortodoxo. El padroado en Portugal y el Patronato Real en España fueron la fusión de una de las peores formas de europeísmo: unión entre la misión religiosa y el colonialismo (1).

Esto significa que el sentimiento nacionalista ibérico impedía la adaptacion ante realidades ajenas, no sólo contra el islam o contra la cultura judía, sino la intolerancia hacia las expresiones reformistas que comenzaban a aparecer en los territorios alemanes.La simple idea de que únicamente la expresión nacional, portuguesa o española, podía encarnar la verdadera religión católica impidió observar las variedades culturales en otras latitudes, desde América hasta Asia.

Las consecuencias de esta interpretación cultural fueron de extrema importancia para el desarrollo de las misiones en Asia, con resultados totalmente inesperados y diferentes a los que se observan en América. Vale la pena por ello abordar en paralelo el debate misionero, el papel de las diferentes órdenes religiosas, en especial la Compañía de Jesús (creada en 1529) en el despliegue geográfico de los mensajeros de la iglesia católica.

Son muchas las vinculaciones que conectan a Asia y América, y con mayor precisión, a México y Filipinas, que se derivan de la historia misionera.
_____________________
(1)George H. Dunne, S.J. The story of the Jesuits in China in the last decades of the Ming Dynasty. University of Notre Dame Press, indiana, 1962.
Publicar un comentario