sábado, 24 de octubre de 2009

Una paz precaria 2

Continúa Pigafetta su descripción de las islas Malucco:
Os será sin duda agradable, monseñor, conocer algunos detalles sobre las islas en que crecen los árboles que producen los clavos de especia. Son cinco: Tarenate, Tadore, Mutir, Machián y Bachián.

Tarenate (Ternate) es la principal. El citado rey dominaba casi completamente en las otras cuatro.

Tadore (Tidor), en la que estábamos, tiene su rey propio, así como Bachián. Mutir y Machián no tienen rey; su gobierno es popular, y cuando hay guerra entre los reyes de Tarenate y Tadore, ambas repúblicas democráticas suministran combatientes a los dos partidos. Toda la provincia dode cree el clavo se llama Malucco (Molucas).
En el diario de Pigafetta aparece de nuevo aquel portugués, Francisco Serrao, que se había quedado a vivir en las islas Malucco. En la entrada del 10 de noviembre escribe:
Al llegar a Tadore nos dijeron que ocho meses antes había muerto un tal Francisco Serrano, portugués. Era capitán general del rey de Tarenate, que estaba en guerra con el de Tadore, al que obligó a dar su hija en matrimonio al rey de Tarenate, exigiendo además, en rehenes, a casi todos los hijos varones de los personajes de Tadore.
Con este arreglo hicieron las paces, y del matrimonio nació el nieto del rey de Tadore, Calanogapi, ya mencionado. Sin embargo, el rey de Tadore no perdonó jamás sinceramente a Francisco Serrano, y juró vengarse de él.
Serrano muere envenenado. En efecto, algunos años después Serrano se dispuso un día a ir a Tadore para comprar clavos de especia, y el rey le envenenó con tósigo preparado en hojas de betel, no sobreviviendo más de cuatro días. Quiso el rey hacerle funerales y entierro según los usos del país; pero criados cristianos que tenía Serrano se opusieron. Al morir Serrano dejó un hijo y una hija, nios que tuvo con una mujer con la que se casó en Java. Toda su fortuna consistía en doscientos bahars de clavos de especia.
Invitación de Serrano a Magallanes para venir a Malucco. Serrano fue gran amigo y creo que pariente de nuestro desdichado capitán general, y fue quien le decidió a emprender este viaje, porque durante la estancia de Magallanes en Malaca supo por cartas que Serrano estaba en Tadore donde se podía hacer un comercio ventajoso. Magallanes no olvidó lo que Serrano le escribió cuando el difunto rey de Portugal, D. Emanuel, rehusó a aumentar su sueldo en un testón al mes, recompensa que creía sobrado merecida por los servicios prestados a la corona.
Proyecto de Magallanes. Para vengarse vino a España y propuso a su majestad el emperador ir a Malucco por el Oeste, obteniendo el real permiso.
Diez días después de la muerte de Serrano, el rey de Tarenate, llamado rajá Abuleis, que se había casado con una hija del rey de Bechián, decclaró la guerra a su yerno y le expulsó de su isla. Su hija intervino como mediadora entre su padre y su marido, y envenenó a aquél, que sobrevivió solamente dos días a la ponzoña.
_____________
Antonio Pigafetta, op.cit, p. 232.

Publicar un comentario