sábado, 11 de abril de 2015

Mappa Mundi de Ricci



La presencia jesuita en China a partir del siglo XVI ha sido ampliamente destacada de muy diferentes maneras en la historiografía relacionada con Asia. Podría decirse que la impresionante actividad de los misioneros de la Compañía de Jesús opaca en cierta forma las acciones de otras corrientes evangelizadoras católicas; franciscanos, agustinos, dominicos. En este blog hemos abordado brevemente el tema de la controversia de los ritos, que significó una fractura de la labor de cristianización en aquella zona. Sin embargo también hemos hablado del impresionante trabajo de los jesuitas, sobre todo en la corte china, que dio pie a un legítimo diálogo cultural entre Oriente y Occidente, en el que tuvieron cabida aspectos filosóficos, tecnológicos, así como de botánica, música y cartografía, entre otros.

Yudi Shanhai Quantu  -Mapa de las Montañas y los Mares del Mundo- es un plano elaborado en 1584 bajo la dirección de Matteo Ricci, con la ayuda de cristianos chinos, con el propósito de mostrar a las élites educadas de aquel país los conocimientos geográficos disponibles en Occidente al final del siglo XVI. Se trata de una proyección en forma de planisferio, con latitudes paralelas pero con las longitudes curvas. El mapa contiene anotaciones en chino y múltiples detalles de la situación de varios países poco conocidos, en Africa y en América. El éxito fue tal que entre 1584 y 1608 se registran ocho ediciones. En 1602, la tercera edición cambió de nombre a Mapa Completo de la Miríada de Países de la Tierra (Kunyu Wangu Quantu).



Mapa hecho en China en el que aparece por primera vez la imagen de la Nueva España, con una configuración muy aproximada a la realidad.

Es interesante observar que el mapa, hecho sobre madera, con una dimensión de 1.5  por 3.3 metros, contiene también observaciones novedosas en la cartografía occidental, como por ejemplo, estar proyectado sobre el Océano Pacífico. El mapa obligó a muchos eruditos del imperio chino a revisar sus propios conocimientos. Quizás el dato más importante fue el reconocimiento de las dimensiones del planeta; por ejemplo, la lejanía de China respecto de Europa y de América, continente del que por vez primera se mostraban abundantes detalles en idioma chino.


La Nueva España

Adicionalmente, apunta Elman, los mapas de Ricci significaron adiciones técnicas útiles para los cartógrafos chinos. Ricci enseñó a los especialistas a localizar lugares por medio de la longitud y la latitud, a pesar de limitado desarrollo de la técnica europea en este terreno. Se incluyeron por vez primera muchos nombres desconocidos en China, que aún se utilizan, como Canadá, Yucatán, Florida, Guatemala o Chile. Los mapas transmitieron los conocimientos más avanzados que tenían los europeos acerca del planeta. Introdujo la idea de la existenica de cinco masas continentales rodeadas de agua. Por supuesto, indicaban la esfericidad de la tierra y la existencia de zonas climáticas, es decir, árticas, templadas, tropicales.

_____________________
Benjamin A. Elman, On Their Own Terms: Sicence in China, 1550-1990, Harvard, 2005,  p.127
Publicar un comentario