miércoles, 15 de octubre de 2014

Yangzhou

Este no es un blog de viajes, pero deseo compartir en esta ocasión una visita que hice a la añeja ciudad de Yangzhou, famosa por su prosperidad derivada del comercio de sal en la ruta de la seda. También fue importante hace más de 600 años en la conexión entre el norte y el sur de China, por medio de las comunicaciones fluviales y parte del sistema del gran canal.

Una ciudad cuyos mercaderes dedicaron parte de su fortuna para crear palacios con jardines y pequeños lagos, remansos de tranquilidad y lujo.



Detalles de la arquitectura y la jardinería.



En cada rincón se recrea la naturaleza como símbolo del equilibrio del universo. Cada pequeño espacio es para ser disfrutado en silencio. Afuera, la ciudad se llenaba de los gritos del comercio. 


Marco Polo menciona que vivió en Yangzhou, probablemente ente 1282 y 1287. El viajero italiano sugiere que fue gobernador de la ciudad, aunque lo más probable es que haya sido empleado como administrador en el comercio de la sal.  En la historia china (y vaya que tienen registros de todo) no se consigna la presencia de un gobernante europeo en la ciudad, aunque estudios recientes muestran la presencia de una vibrante comunidad italiana en Yangzhou. Existe incluso una tumba de Catarina Villioni, hija de un comerciante italiano, fallecida en 1342.  De cualquier manera, es interesante observar cómo en la actualidad, la historia de Marco Polo sigue siendo útil para la llamada diplomacia cultural. Italia sostiene un pequeño museo que muestra la odisea del viajero medieval y el comercio entre Europa y Asia.


En Yangzhou, una estatua dedicada a Marco Polo.
Publicar un comentario