viernes, 17 de febrero de 2012

El Nuevo Gallinato

Volvemos al tema de la invasión de Camboya (1592-1598), pues si en la historia ha quedado oscurecido, en la literatura tuvo cierta trascendencia, como veremos.

Apuntábamos en otra entrada de este blog el impacto que tuvo la conquista de Camboya, tanto en el ámbito político como en el imaginario popular europeo del siglo XVII.  Cabe recordar que aquella época de la cultura europea se distingue por la llegada del barroco y sus formas alambicadas, conceptuales y religiosas. Sin embargo, en la literatura continuaban siendo muy atractivas las historias de enredos y desventuras de los conquistadores del siglo anterior. Es por ello que la obra  El nuevo rey Gallinato, escrita por Andrés de Claramonte (1560-1626) tuvo un éxito notable cuando fue presentada en España en 1604.

El nombre de la pieza es El nuevo rey Gallinato y ventura por desgracia, y se trata, según nos dice Moisés R. Castillo, de ¨una típica comedia de enredo¨ que describe las peripecias de dos hidalgos en tierras indígenas.  En línea con ¨todas aquellas literaturas que ensalzan la búsqueda de la riqueza y la fama, construye una comedia de indio, donde el valor y el honor en territorio de salvajes lleven al humilde protagonista a superar su desgracia, mejorar su honra y caudal y convertirse en heroico modelo  de súbdito-conquistador español¨ (1).

Geografía híbrida

La obra es una trama de confusiones y al mismo tiempo de mensajes morales, pero lo verdaderamente complicado corresponde a la ubicación geográfica del tema, pues el autor la sitúa en España, Chile, Perú y Camboya, utilizando como ya dijimos la popular noticia de valientes conquistadores en aquellas lejanas tierras.  Siguiendo un error más o menos común de la época, el autor mezcla o confunde las Indias Orientales -reino de Pegú, limítrofe con el de Camboya- con las Indias Occidentales y el Perú, al que se refiere.

¨Los hechos que se recrean son eco de los protagonizados por varios españoles en las costas del Indico y en lo que tuvo que ver con la conquista de Camboya. Sin embargo, Claramonte, siguiendo los pasos de una leyenda recién creada alrededor de lo acontecido en Asia y en torno a  un tal Gallinato -por otro lado el menos destacado de la expedición-, transforma la conquista de Camboya en la conquista de Cambox¨.

En suma, el autor crea, de forma intencionada o por desconocimiento geográfico, un espacio exótico, de estilo asiático-americano, que se halla repleto de tesoros y de indígenas a los que evangelizar. Como garantía para que su obra tuviera éxito introduce el atractivo de que el otro lado del mundo es posible el cambio individual y el ascenso social.



La atracción de lo periférico

¨Los espectadores de este tipo de obras, sabían que el mundo se hacía cada vez más pequeño: concluía un período milenario dominado por la oikoumene o ecúmene . Para los autores, la tarea era alimentar la curiosidad de aquellos mundos desconocidos por medio de la imaginación, el vehículo era la comedia y fuera del ecúmene todo lo que fuera excesivo era bien recibido. De hecho se pensaba que allá, al otro lado del océano, todo lo maravilloso era posible, casi normal¨ (2).

La importancia de combinar el mundo americano con el de Asia, es que para el autor ambas son regiones fuera de la civilización, ¨áreas donde puede encontrarse lo novedoso pero no lo verdaderamente humano¨.

En la siguiente entrada de este blog seguiremos con el tema.
____________
1. Moisés R. Castillo. Indios en escena: la representación del amerindio en el teatro del Siglo de Oro. Purdue University, EUA, 2009, p 136-149.

2. Frederick A. de Armas. Pennsylvania State University. Oikoumene: la geografía híbrida de El Rey Gallinato de Andrés de Claramonte.
Publicar un comentario