viernes, 12 de marzo de 2010

La ruta de Villalobos

La expedición de Ruy López de Villalobos, de 1542 a 1545, enfrentó en todo momento la dificultad de entrar a una zona vedada por la partición estratégica entre España y Portugal. Concitó la resistencia de los lusitanos instalados en las islas de la especiería y, sobre todo demostró, por quinta ocasión, que nada podría hacer España para dominar Asia sin encontrar una ruta de regreso hacia América. Habrían de pasar dos décadas para que esto sucediera.

Los marineros españoles que regresaron por la vía portuguesa sufrieron una tremenda humillación, que no perdonarían.

Sin embargo, dos hechos fundamentales se derivaron de esta expedición: los primeros atisbos acerca de Japón y la incorporación de nuevos misioneros a la corriente jesuíta que comenzaba a dominar la región.
Un estudio acusioso de la expedición se encuentra en la revista Anales de Derecho, de la Universidad de Murcia, Número 23, 2005, pp. 249-292, escrito por José María Ortuño Sánchez-Pedrero.
Publicar un comentario