viernes, 20 de enero de 2017

Hong Kong y la navegación china

El puerto perfumado

香港 - Xiānggăng

eso significa en chino el nombre de Hong Kong.

Como decía en la entrada anterior, Hong Kong es una región administrativa especial de China, que fue devuelta por los ingleses en 1997. Su historia colonial está llena de avatares y de una dinámica que corresponde al dominio del imperio inglés. Esto significa que la apertura de China al comercio con Europa se realizó en el siglo XVIII con una política de agresión, que incluyó el uso de opio para compensar el comercio entre China e Inglaterra.  El premeditado envenenamiento de la población china es un rasgo oprobioso de la imposición, que dejó una huella profunda en el pensamiento nacionalista chino. Aún ahora, el sentimiento de ofensa se encuentra presente en muchas expresiones políticas contemporáneas de China.



La algarabía de Hong Kong, su ritmo acelerado y su variedad de expresiones culturales es enorme, lo cual obliga a restringir esta entrada a su naturaleza como puerto. Para ello, es muy recomendable visitar el Museo Marítimo de Hong Kong, que se encuentra en el muelle número ocho de la isla. La mayoría de las salas de exhibición está dedicada a las técnicas e instrumentos de navegación del siglo XIX y XX, y en la planta baja se muestran interesantes ejemplos de la construcción tradicional de barcos en China. 

Existe una larga historia de navegación de China que se remonta al período Zhou (1046-256 AC). En el siglo primero de la era occidental se registra comercio de productos exóticos, como productos tropicales y piedras preciosas, medicinas, y hasta rinocerontes vivos, que eran recibidos como tributos provenientes de los reinos sobre todo del sudeste de Asia. Como hemos destacado en este blog, existen momentos muy relevantes en que los chinos "salieron a la mar" como fue la famosa expedición de Zheng He entre 1405 y 1433. Las embarcaciones chinas alcanzaron proporciones espectaculares (ver entrada Impulso Colonial), recorriendo el sudeste de Asia, India, Oriente Medio y llegó hasta las costas de África.

Durante la dinastía Ming (1368-1644) China vivió una etapa de puertas cerradas, pero los manchúes operaron un cambio en la política hacia el exterior. En el inicio, la dinastía Qing (1644-1911) vivió un largo período de inestabilidad, propiciado por la piratería, que también puede ser considerado como de resistencia de los pueblos del sur de China contra los manchúes del norte. Desde 1630 hasta 1683 el clan Zheng dominó el comercio en la zona de Fujián y aprovechó el intenso movimiento que se aceleraba con la presencia de europeos en el Sudeste de Asia. Los Qing, especialmente bajo los largos reinados de los emperadores Kangxi, Yongzhe y Qianglong desarrollaron una política naviera y comercial  centralizada, que  aceleró los contactos entre la dinámica manufactura china y los puertos de Nagasaki, Taiwán, Manila, Banten y Jakarta (conocida como Batavia) en la actual Indonesia, Patani y Malacca, en Malasia.



Hong Kong está estrechamente ligado al fabuloso puerto de Cantón. Una vista de las bodegas bajo el sistema del comercio aún bajo control chino de 1757 a 1842. De izquierda a derecha se observa la casa de comercio danesa, en el centro la francesa, la sueca, y a la derecha la inglesa y la holandesa. Presiona la imagen.

La "arquitectura" de barcos tradicionales encierra técnicas compartidas por los pueblos de la región, que utilizan un sistema de compartimientos modulares, unidos por tableros externos y internos, lo que permite construir navíos en dimensiones variadas. Son una especie de cajas chinas que se pueden unir con tableros transversales. La proa y la popa son generalmente cuadrados. El timón y el ancla son hechos de madera, mientras que las velas pueden ser rígidas y hechas de bambú.


 El famoso Sampán, tres velas de bambú

Caminar en las calles de Hong Kong es una experiencia única, que va de lo ultramoderno a lo tradicional. Siempre es agradable descansar y tomar té en un sinfín de pequeños comercios. Los hongkonitas se sienten orgullosos de su comida, de origen cantonés, que llega a un increíble refinamiento con el Dim Sum, de variedades interminables.

Publicar un comentario