domingo, 21 de diciembre de 2014

Barroco filipino


Invito a los lectores a hacer un breve recorrido por las construcciones católicas en las provincias de la costa noroccidental de Filipinas, comenzando por Laoag, capital de Ilocos Norte. 

El barroco anclado en la costa que conecta con Taiwán, el sur de China, Vietnam y Camboya, reune características particulares en su construcción, acorde con las características sísmicas de la isla de Luzón. La recurrente destrucción de las iglesias obligó a encontrar soluciones especiales: los sólidos campanarios están separados de la nave principal y constituyen en sí mismos monumentos muy interesantes. En Laoag, el campanario se hunde una pulgada cada año, lo que hace que la entrada sea muy pequeña. Como en casi todas las inglesias de la zona, los enormes edificios tienen contrafuertes que hacen pensar en soluciones góticas, pero utilizadas en los siglos XVII y XVIII. Algo que podríamos denominar el barroco telúrico.

Laogag

La primera capilla fue construida en 1580 de madera y paja por los frailes agustinos, pero incendios y terremotos obligaron a reconstruirla en 1612 en estilo mixto. En 1661, una revuelta indígena arrasó con la iglesia y el jefe indígena tomó la corona de la vírgen para proclamarse rey Almazan. Fue ocupada por los independentistas en 1898 y por fuerzas americanas en 1899.




Vigan

En la entrada anterior, mencioné algunas características de la catedral de Vigan, con similares contrafuertes y campanario separado. El papa Clemente VIII decretó la creación de la Diócesis de Nueva Segovia (también las de Cebú y Nueva Cáceres), el 14 de agosto de 1595, en la bula Super Specula Militantis Ecclesia.



Magsingal

La iglesia tiene un excelente retablo y púlpito, conservado gracias al trabajo de la comunidad. Al igual que las otras construcciones de la zona, se distingue por los contrafuertes y un campanario separado. La portada es neoclásica, pero el edificio es barroco.










Publicar un comentario